Saturday, November 15, 2008

Conversación en la Mitad de la Vida

Elina, es una de mis “Viejas Amigas”. Me contactó hace un año a través de la página “Viven”, y esto es la transcripción casi textual de nuestra conversación. Gracias Elina por estar de acuerdo en que la publicara, eres una mujer muy valiente.

Pedro, supe algo sobre vos hace unos años por un amigo. Te acordás de mi?  Estoy haciendo un repaso de tantas cosas lindas que viví.  Me escribirías? Elina

Hola Elina, si, yo también estoy repasando mi historia. Siempre he sido de mala memoria, pero más floja la tengo de lo que viví más de 35 años atrás. Éramos compañeros de Facu, viajábamos en el 60............................no quiero meter la pata, tirame un huesito. Igual quiero hablar con la gente que me conocía antes. Escribime, Pedro

Va el huesito. Hicimos el ingreso a la Universidad juntos. A veces viajábamos en el 60 . Después empecé sociología y vos creo que economía. Después.... uyyy tantas cosas!!  En el 75 te encontré en la puerta del Colón, una noche. Yo embarazada y vos todavía estabas en otro mundo, como que no querías que nadie te preguntara nada. Estabas todavía medio shockeado por el accidente. Dijiste Hola y seguiste de largo. Ahora estoy más contenta con mi vida: es que pase por situaciones bien difíciles a lo largo de muchos años. Después empecé a tener una buena vida con mi marido e hijos ya que él se recuperó de su alcoholismo, pero eso duro 5 años. Se murió de un infarto en 10 minutos.

Conclusión: la vida es corta, miremos el vaso medio lleno y disfrutemos de tantas cosas lindas que la vida nos da. 

Hoy me considero una persona privilegiada con tantos amigos y familia alrededor mío.
Pero y vos? Como te tomás la vida? y cómo sos ahora?
Cariños, Elina.

 

Me alegro que ahora estés bien, no debe haber sido fácil lo que te tocó pasar. Te cuento brevemente  de mí:

Nos conocimos en el 71,  no fuimos compañeros en el ingreso, yo hacía economía,............de todas maneras, es seguro que nos conocíamos en el viaje y vos vivías en la calle Núñez, pero que hacía yo en el 60?...........................

Después me fui al Uruguay, y en octubre del 72 me caí en la montaña...........................contame cómo te enteraste de que yo estaba en el avión, con quién lo compartiste, cuando supiste que volví, porqué no me llamaste, o lo hiciste y no te di bola?

Después del accidente, volví a la Argentina, y estudié en la UBA. En el 74 me casé con Noelle, con quien sigo casado y tenemos una buena pareja, y tenemos 3 hijos, que increíblemente, todos viven en España. Es mi montaña de ahora.

Estudié, me puse serio, trabajé en un banco, me fui a USA y saqué un MBA en Stanford. A la vuelta hice Corporate Life, fui gerente general de Quilmes, me fue bien, me fue mal, me fue bien, me fue mal, en total, me fue muy bien. En el 2003, con lo que nos dejó la crisis, nos compramos un campo en Uruguay y hoy nos ocupa parte de nuestro tiempo y nos gusta mucho.

Trabajé en varias empresas, Siderca, Quilmes, Peñaflor, Campo Frío y últimamente en Gancia, de donde me retiré hace dos meses.

Justo  me tomás en un momento muy especial de la vida. Estoy abriendo mi cordillera nuevamente, incluso estoy dando charlas y realizando actividades en base a mi experiencia profesional y mi montaña. Estoy abriendo esa muralla que puse que me permitió hacer una vida normal, estudiar, trabajar y llegar hasta aquí. Y estoy dejando crecer a la montaña. Por eso me interesa saber qué pasaba a mi alrededor con la gente que me conocía en aquella época y con  las murallas que construí después y que hoy de alguna manera también forman parte de mi experiencia. Creo que no podría haber hecho todas las cosas que hice con las defensas bajas. Pero bueno, en  eso estoy, mirando para adentro, y me encantaría que nos pusiéramos al día y me cuentes qué pasaba en esa época.

Cariños,

Pedro

 

Me hacés sonreír!!!

Fuiste en el 60 porque me quisiste acompañar hasta casa. Yo también alguna vez pregunté  que me había perdido especialmente cuando las cosas se ponían muy violentas y no tenia idea de porque había llegado todo a ese punto oscuro, sin salida.. Pero that's life. Un camino se abre y automáticamente no se puede estar en el otro. 
Cuando te caíste en la montaña estaba embarazada de la primera hija. Esos meses hasta Navidad del 73 sufrí mucho, en silencio, muy sola. Deseaba mucho que no te hubiera pasado nada, que milagrosamente aparecieras. Devoraba los diarios. El día que aparecieron ya tenia panza de 8 meses, sólo me podía sentar en la cama como un Buda. Me acuerdo del vestido que tenia puesto. Yo le tenía miedo a mi marido, especialmente a sus celos, (en ese entonces ni me daba cuenta de su alcoholismo). A pesar de eso, cuando dieron la noticia, en TV blanco y negro lloré y lloré sin parar, sin importarme nada de lo q él pudiera pensar. Me alivié, me serené. El final de mi embarazo fue como flotar en el agua. No sabía a donde llamarte, además yo era alguien de tu pasado y me imaginaba que todo eso era mucho para digerir como para q encima te esté llamando. Pero estoy segura que tuviste una red de gente, invisible para vos, como fui  yo en aquel momento que temblamos y nos emocionamos más de lo q se puede describir. 

 

Me casé con ese chico que me invitó a salir. Me llevaba” puesta " como dicen los chicos ahora, Me podía. Armamos una vida juntos, yo era la típica persona para estar al lado de alguien como él. Me dejaba tratar mal. Perdí mi embarazo a los 13 días de casada. Seguí casada. Las cosas malas pasaban, había disculpas de por medio y.. ..vuelta a empezar. Y él de nuevo súper cariñoso. Hoy Tengo 3 hijos, 2 nietas. Ya ves, yo también tuve mi montaña que escalar, llegar a la cima, tomar oxígeno y volver a bajarla. Aprendí muchas cosas, por empezar, a no ser rencorosa, a admitir que las cosas pasan por obra del destino en un sentido amplio pero que yo soy la única responsable de mis actos y de lo que decido aceptar como forma de vida. 
En el '90 me fui de mi casa con mis 3 hijos. Eso hizo que mi marido tocara fondo. Buscó ayuda en Alcohólicos Anónimos. Al año volvimos a vivir juntos. Todos en la familia  tuvimos que aprender a vivir otra vida. Se hablaba más, había tensiones pero no había violencia. La guita empezaba a alcanzar. Así fueron 5 muy buenos años hasta q murió. Por suerte para esa época yo ya estaba re bien establecida con los seguros. Le puse mucha energía al trabajo y dejé de lado a mis hijos por darles estabilidad material. Lo pagué bastante caro. Mucha rebeldía de ellos y yo sin entender muy bien que hacer. Sin embargo ahora han encontrado su equilibrio. Cada uno lleva una vida distinta a la del otro. Ellos me han enseñado a ampliar mi mente, a aceptar formas de vida que eran inexistentes para mí. Nos queremos mucho, nos respetamos, nos visitamos.
Uf….. ya me cansé, Eso de contarte mi vida me agota, me hace mirar para atrás más de lo q quería. Sigo otro día.
Besos, Elina.

Me llega mucho tu relato. Veo que has tenido una vida complicada............como todos. Te agradezco la confianza.

Volviendo al tema, creo que nos veíamos en el 70, que fue el año en el que yo iba al Salvador, en el 71 y 72 viví en Uruguay, hasta que tuve el accidente entre octubre y diciembre del 72.

Alguien me había dicho que habías abandonado la Universidad y casado. No me acuerdo quien.

Volviendo a nuestro encuentro en el Colón, por tu embarazo podés deducir la fecha. Sí recuerdo que nos encontramos, no soy conciente de haber sido tan antipático, pero no es la primera vez que me pasa, la gente me dice que soy muy distante, y no se si fue de siempre o tiene que ver con mi muralla protectora del accidente.

Lo que sí te cuento, es que mi historia yo siempre la viví como algo muy normal, algo que me había pasado pero que no me transformaba en algo superior ni mucho menos. Siempre la menosprecié y durante años me molestó que me la trajeran, y de hecho, casi nadie en estos 35 años se ha animado a hablarme de ella. Por otra parte, cuando yo hablaba, la gente se ponía incómoda. Recién ahora me estoy reencontrando con ella, la estoy dejando crecer y dándome cuenta lo singular que ha sido. Por otra parte, yo nunca me morí, estuve 72 días viviendo bajito, pero para los demás, es mucho más impresionante, porque volvimos de la muerte. Cuando fui a Chile, fui a ver una novia, que cuando llegué, ya tenía otro, imaginate que situación para ella, no tanto para mí.

Tu ya estabas casada y embarazada por segunda vez, cómo te enteraste que yo estaba en el avión si ya no nos veíamos.?

Y por último, cómo se te ocurrió escribirme a la página Viven............recién ahora estoy chequeando esos mails. Perdón por las preguntas, me agarraste en la etapa del revisionismo.

Besos, Pedro

Bueno, lo del avión caído fue gran noticia. Que fueran rugbiers  de Uruguay coincidía con algunos de mis amigos. Al leer tu nombre casi me desmayé. Fue así, casual. 

Lo del Colón (1975): no sentí que estabas distante por tu personalidad. Me imagine que ni podías hablar del tema del accidente, que te molestaba q la gente te dijera algo sobre eso. Ahora me acuerdo que te dije algo como “Pedro, me alegro tanto que estés vivo”. Me miraste, dijiste gracias y te fuiste. Siempre pensé que aunque vos creas que estabas viviendo algo normal, estabas en estado de shock, que me parece lógico para poder sobrevivir tal situación. Lo tomé como que estabas distante por tu personalidad habitual, No eras así cuando te conocí. Eras afectuoso, amable, tímido, sensible, pero nunca distante.
Ya ves las murallas, protectoras o no, no duran para siempre; la tuya  la usaste en esa época pero ahora ya la estás derribando. Si no ni soñando estaríamos hablando de los efectos del accidente. 
Llegué a la página de Viven una de esas noches en que todo el mundo se va a dormir temprano. Me puse a googlear nombres, me pregunté qué habría sido de vos. Aparecieron cosas de Quilmes que no entendía nada y de repente la Página!!! Pensé, si contesta o no, es el destino. 
Me alegra saber que estás rehaciendo ese rompecabezas. Me alegra por mí también. Era un agujero que tenia en mi vida.  Otro día sigo con otro capítulo.
Y vos, contame cómo se te va armando el rompecabezas del accidente, los años q siguieron, los  hijos, si fuiste un padre presente o si la Corporate life te comió vivo. 
Cariños, Elina

Qué fuerte el testimonio, verdad?

11 comments:

Alejandra said...

Siempre que veo que hay un post nuevo, primero voy al penúltimo para ver si hay algún testimonio nuevo. Me impresionó ver lo largo que era éste texto y pensé "¿sobre qué habrá escrito Pedro que es tan enorme?".
Ni me imaginé que fuera un intercambio de mails con una amiga del pasado. Yo soy muy nostálgica y siempre me estoy acordando de mis amigos de la infancia y adolescencia y también (como Elina) he "googleado" con sus nombres.
Primero agradezco a Elina que haya permitido publicar su testimonio.
Segundo agradezco a Pedro por permitirnos compartir éste intercambio de mails tan interesante.
Y mi conclusión sobre lo que sentí: simplemente que cuando terminé de leer el post me dí cuenta de que tenía mi piel erizada.
Un beso
Ale

Eduardo said...

Hola Pedro:

Primero tengo que comenzar agradeciendo tanto a usted como a su amiga Elina, por dejarnos entrar en la privacidad de su amistad.

El tema me tocó en dos aspectos de mi vida. El primero es que yo soy una persona tímida y también algo distante, a lo largo de mi vida he pasado por distintas etapas, si bien no tuve que pasar ninguna Cordillera como usted, siempre he ido haciendo borrón y cuenta nueva, y me fui quedando sin aquellos amigos de la infancia o adolescencia.
Por ejemplo en ocasiones sueño con esos amigos que jugaba en la escuela, me pregunto que será de la vida de aquellos que no he visto más, los que compartieron con migo los momentos más felices de la infancia.

Pero por otro lado mi personalidad me ha llevado a aislarme de ellos, aún cuando algunos siguen siendo vecinos de mi barrio. En alguna oportunidad también me los he cruzado por la calle y yo he tratado de esquivarlos o saludarlos solamente con cierta frialdad, he visto que muchos ya formaron familias y tal vez a ellos no les interese saber que mi vida no ha cambiado tanto, que yo aún en 26 años no encontré a la mujer de mi vida, que no tengo las mismas responsabilidades, que no tengo que preocuparme por alimentar y llevar a mis hijos al colegio como ellos lo hacen. No quiere decir que mi vida no sea interesante, yo la disfruto a mi manera, solamente que por ahora voy por un camino distinto al que sigue la mayoría.

Tanto Usted como Elina nos muestran que la vida es un constante subir y bajar “montañas” viviendo dos vidas distintas nos demuestran que hay que reponerse a cada golpe que nos da el destino.

Por último hablando de montañas me dolió un poco lo que escribió sobre su nueva “ montaña” la de tener que aceptar que sus hijos estén viviendo lejos suyo.
Yo en alguna ocasión le escribí a alguien que vivía lejos mío y extrañaba mucho una frase que quisiera compartir con usted :
“ … podrás irte un día a Chile, Birmania, Libia o Zimbabwe, eso no tiene importancia, porque las distancias GEOGRÁFICAS no pueden competir con las distancias SENTIMENTALES, y como cada segundo estás más dentro de mi corazón, jamás estarás tan cerca mío como los estás en este momento”.

Perdón si se hizo extenso el comentario. Le mando un gran abrazo como siempre.

Eduardo Guerrero.

Camarandante said...

Pedro! Cómo estas?
disculpa que vuelva a decirte lo mísmo, pero gracias por compartir todas estas vivencias con nosotros...
es verdaderamente agradable leerte y muy enriquecedor.

Un gran abrazo, Enrique

Julieta said...

Pedro! Qué alegría saber que estas escribiendo. No sé como decirte lo que siento con lo que les paso. El 15 de nov cumplí 26 años y desde los 13, que fue cuando me entere de esta historia, aún hoy sigo impactada. Me regalaron el libro de Piers Paul Read cuando era más chica, lo leí y más tarde alguien me lo pidió prestado. Este sábado me regalaron La Sociedad de la Nieve y también leí Despues del día diez. Mi abuela me recorta cada noticias que sale de ustedes. Mis parde vivieron un tiempo en Montevideo y un día me dieron la noticia que un amigo de ellos era primo de uno de ustedes y me preguntaron si lo quería conocer; yo estaba feliz pero al final decidí no ir. ¿Qué decir? Cualquier cosa creo que quedaría fuera de lugar. No me considero una fanatica de nada, salvo de la naturaleza y la música, pero no podía abrazar a alguien porque sí, por lo que me generó. Simplemente no sé por qué me conmovio de semejante manera esta historia, la verdad que no lo sé simplemente creo que es admirable la fuerza humana...el amor, las ganas. Todo. A veces cuando no creo en nada, me aferro a ustedes, al milagro y la vida vuelve a ser hermosa. Un fuerte abrazo.

BlueAingeal said...

Excelente post y una valentia enorme por parte de los dos involucrados. Siempre digo que no hay peor gestion que la que no se hace y a veces la vida nos hace dejar de lado personas que fueron importantes para nosotros. Lo interesante de la vida es que siempre podemos volver a traerlas a nuestra vida si lo queremos. Que se queden o no, eso ya no depende en un 100% de nosotros, pero hay que recordar que el paso mas dificil es el de contactar a esa persona ... es dar el primer paso.
Un placer leer estos posts ... como siempre.
Saludos,

Blue

Leo Hakim said...

Estudiabamos economia, pero nos leiamos lo que escribiamos porque en la esencia eramos poetas y escritores.
Un dia quizas te acuerdas hasta pensamos tomarnos el Drugstore de Providencia para combatir la alienacion y la cultura del imperialismo.

Lo que si hicimos fue una trabajo de Sociologia, escribimos un informe. Tinta azul celeste hoy un poco desvanecida. Todavia guardo los papeles por ahi. Nos sacamos un 6.7 Jose Pedro Algorta, Jose Leandro Urbina, Leonardo David Hakim. Era en 1970, sentados en la escuela de servicio social, fumando, estudiando y yo tratando de conectar con una estudiante de asistencia social. La pelicula que comentabamos era Romeo y Julieta de Zeffirelli porque Pedro decia que la novia de Pedro pensaba que Pedro se parecia al actor que interpretaba a Romeo aunque todos estabamos un poco enamorados de Olivia Hussey que era Julieta.

Viviamos tiempos de cambio y busqueda en Chile, Mapu, Izquierda Cristiana, Allende. Tu regresaste al otro lado de los Andes.


Cuando trataste de volver una manana en Octubre la noticia del avion desaparecido, despues de la angustia y la esperanza, Sergio Frias que habia sido tu companiero en el colegio, estaba conmigo en la politica y estudiaba tambien en la U de Chile me informa de un servicio religioso por la memoria en la capilla del colegio San Ignacio de El Bosque (tres cuadras de mi casa) recuerdo la comunion y las palabras de recuerdos y esperanzas, saludo a tus padres y hermanos y les transmito mi intuicion que no hay que perder la esperanza.

Un dia de diciembre antes de Navidad la noticia que hay sobrevivientes, y el nombre de mi amigo es un nombre de sobreviviente. Con Sergio nos tomamos una micro y nos vamos a San Fernando, llegamos al hospital y nos permiten visitarte. Ahi estabas, me dicen que habias perdido un poco la memoria de algunas cosas, pero tu padre te pregunta si te acordabas de mi, y dijiste si, "es Leonardo un amigo de la facultad". Abrace tu delgadez y experimente uno de los momentos de felicidad mas memorables de la vida.

Ha pasado el tiempo, yo trabajaba en Washington y una de esas tardes llame a Jose Pedro Algorta a su casa, era tu padre que todavia trabajaba en el BID, si, Pedro esta bien, en la Argentina.

Yo sali de Chile en 1974, conoci a mi mujer trabajando en la Cepal en Santiago. Nos casamos, hice mis posgrados en economia en Yale, trabaje con el B.Mundial, el FMI y tambien con el BID y hemos vivido en McLean, Virginia desde 1977 pero tambien vivi en Asia y he trabajado en Bangladesh con Grameen tratando de hacer algo mas alla de lo personal.

Estaremos en Chile y Argentina en Enero del 2009 y porque no, seria bueno tratar de reencontrarse, yo puedo ir al Uruguay o quizas esos dias estes por ir a Buenos Aires.




(responde...

leodhakim@msn.com

leo.hakim@live.com )

Saludos y abrazos.

Leonardo D. Hakim

Javier said...

Me sumo al comentario de Camarandante. Gracias Pedro (y Alina) por compartir tanta humanidad sincera.

Ana Lucía said...

increíble encontrar amigos despúes de tanto tiempo , las maravillas del internet y que simpática esta mujer y sincera :O)

Anonymous said...

Conmovedor este post y los comentarios que lo acompañan... creo que tengo mucho que aprender de todos los que escriben. Gracias.

anita said...

hermoso post...

Anonymous said...

Cada post me ayuda muchisimo a reflexionar sobre las cosas que me han pasado en la vida, a pensar en mis propios problemas y en mi propia cordillera de los Andes. Tu sinceridad y la de Elina son sorprendentes y me parece admirable que dos personas que hace tanto tiempo que no se ven puedan abrir sus corazones de esta manera.
Estoy leyendo La sociedad de la nieve y cada relato me pone la piel de gallina. Aún no he llegado al capítulo en el que mostras tu punto de vista de lo ocurrido pero desde el comienzo de la historia te hace ver como una persona muy interesante e inteligente.
Muchas gracias por compartir todo esto con nosotros, T.