Wednesday, December 12, 2012

La entrevista en Teledoce


La verdad es que pocas veces he ido a Uruguay para hablar de lo que nos sucedió en la montaña. Con motivo de los 40 años del accidente, me invitaron a participar junto con todos mis compañeros de una entrevista colectiva. Allí fuí, a esta altura no me podía negar. Además, días antes 7 de ellos vinieron a Buenos Aires donde ellos hicimos un lindo evento en el Colegio San Pablo.

De la misma manera como me sentí muy cómodo en el San Pablo, esta vez, en Teledoce, no estaba del todo cómodo. Para peor, la entrevista no transcurría como yo pensaba y me empezó a molestar las continuas referencias al tema de la antropofagia.

Finalmente, sucedió lo que a veces sucede. Se me soltó la cadena y dije que me estaba aburriendo y que me quería ir. El conductor del programa no perdió la oportunidad de indagar en mi "aburrimiento". Dije que hacía media hora que estábamos hablando de lo mismo, que me parecía que había otras cosas de qué hablar, de que cuarenta años después, las vidas que habíamos hecho, lo que habíamos construído, nuestra resiliencia, que todo eso, era más fuerte que la antropofagia. En definitiva, la antropofagia era un hecho más de nuestra experiencia, pero no el único.

No me arrepiento. Viendo el video me hace gracia las caras de mis "hermanos de la montaña", muertos de risa ante mi exabrupto. Pero ese soy yo.

Finalmente, hacia el final, volví a decir mis cosas y envié saludos a mi madre. Más tranquilo, pero quizás demasiado serio. Probablemente tengo que sonreír un poco más la próxima vez.

Si lo quieren ver, aquí está http://www.teledoce.com/seguirviviendo. Mi exabrupto está en el minuto 37. La entrevista completa se ve a la derecha, donde dice "Mirá el programa especial".

3 comments:

Anonymous said...

Sr. Algorta, estuvo bien. Y lo que dijo hacia el final, mejor.
Saludos.

Unknown said...


Tu exabrupto me sorprendio, pero no mucho... Pensaba: Asi es Pedro, un poco.. contundente.
Un abrazo; Armand

Ana said...

Es que ya fastidian los periodistas que siempre quieren preguntar lo mismo... la montaña es más que eso! Bien dicho!!