Wednesday, October 13, 2010

Hace 38 años, un 13 de Octubre (*)

Hace 38 años, un 13 de octubre, nos estrellamos en un avión al cruzar la cordillera de los Andes. Este 13 octubre, nos encuentra a la espera de que los 33 mineros salgan de su entierro en el desierto de Atacama.

Nosotros sobrevivimos más de 70 días a cielo abierto, perdidos a más de 3.600 metros de altura, rodeados de rocas, hielo y nieve, de nuestros amigos muertos en el accidente y con los restos del avión siniestrado como único refugio. Cuando salimos, cerca de Navidad, habíamos cambiado, habíamos vivido una experiencia límite. Nuestras familias que nos buscaban, también habían cambiado. Todos tuvimos que ajustarnos.

Los mineros han pasado también casi 70 días, perdidos en el fondo de la montaña, sin poder ver la luz del día. Seguramente lo peor fueron los primeros 18 días en que no sabían si los encontrarían o no, en que es muy probable que se sintieran que estaban solos y en que, como nosotros, debieron racionar sus alimentos sin saber si alcanzarían hasta que los rescataran. Después, una vez establecido el contacto, con el cordón umbilical con el mundo exterior, la espera activa y militante, ocupándose de estar lo mejor posible, haciendo todo lo que debían hacer para mantenerse lúcidos, en control de la situación y preparándose para el rescate.

El aniversario de nuestro accidente nos obliga a mirar para atrás y recordar el espanto de la tragedia y a nuestros amigos que no volvieron. Pero también nos obliga a recordar que han pasado ya 38 años y que los 16 que sobrevivimos la montaña seguimos hoy vivos y sanos y hemos hecho vidas normales, con éxitos y fracasos, con buenos y malos momentos. Porque hemos podido vivir mucho más tiempo después de la montaña. Mirando para atrás, el accidente en Los Andes y la experiencia de sobrevivencia, si bien todavía está en nuestra memoria, ya son imágenes borrosas y relegadas por todas las experiencias que en estos 38 años hemos vivido. Las familias que hemos construido, nuestras esposas a quienes algunos todavía no conocíamos, los hijos que no teníamos, nuestros trabajos posteriores y todo lo que hemos hecho y amado, hace que el accidente en Los Andes visto 38 años después, pase a ser solamente algo más que un incidente en nuestras vidas.

Estoy seguro de que cuando salimos de la montaña, nuestros padres, junto con la enorme emoción de recuperarnos con vida, tenían la gran angustia por lo que nos pasaría después en la vida, qué fantasmas nos perseguirían por la experiencia límite que nos había tocado vivir. Estos temores no se cumplieron y gracias a ellos y a toda la gente que en distintas etapas nos ha dado el cariño y la comprensión, no hemos tenido las pesadillas que algunos preveían.

Espero que dentro de muchos años, los mineros que hoy están saliendo de su agujero, puedan recordar estos momentos con mucha paz y haberlo casi olvidado. Y que puedan recordar sin estremecerse los momentos de angustia en la mina y también los momentos intensos que vivirán próximamente. Los momentos del reencuentro con sus seres queridos, la necesariamente difícil adaptación a vivir nuevamente en familia, la adaptación a ser de golpe personas requeridas por los medios de comunicación y los estudiosos del mundo. Seguramente se harán películas y se escribirán libros, la gente conocerá el nombre de algunos de ellos, los veremos por televisión contando su experiencia, lo que sintieron, lo que hicieron, lo que vivieron.

Pero por suerte, todo eso pasará y tarde o temprano volverán a su rutina, deberán enhebrar nuevamente el hilo y la aguja de la vida normal, en silencio y en soledad, y tendrán la opción de hacer muchas otras cosas, de vivir el resto de sus vidas con mucha intensidad y volver a sus vidas privadas, para que dentro de muchos años, también puedan sentir que el recuerdo de su sobrevivencia en la mina se vuelve borroso y relegado por recuerdos mucho más intensos de todo lo que les faltaba por vivir.


(*) Nota publicada en La Nación On Line del día de hoy.

12 comments:

Claudia said...

Qué día tan especial!!, ¿qué nos querrá decir Dios con estas coincidencias? ¿que nos querrá decir con el hecho de que sean 33? Hace 38 años ustedes eran depositados azarosamente en las cumbres nevadas de los Andes, sin el terror del encierro pero de alguna manera presos entre murallas infranqueables de montañas de nieve. Hoy vuelven a la superficie los mineros, rescatados del peor de los infiernos que quizás les toque vivir.
Cada tanto hay señales que aparecen y nos invitan a la reflexión.
Un abrazo inmenso para vos Pedro.

Paula said...

Como dije en mi comentario en el diario: hermosas, profundas y alentadoras tus palabras.

Primera vez que comento, pero es un placer leerte.

Abrazo.

godoshita said...

¡Siempre tan conmovedor, Pedro!

Un verdadero placer leer sus palabras, tan sabias.

Fernanda Lee said...

Soy brasileña y considero que hoy en día un día extraño para escribir en su blog. Escribiendo en el mismo día y hora del accidente en los Andes, sino también escribir con alegría, porque hoy en día los mineros rescatados en Chile! Tanto la historia de ustedes, así como mostrar el resultado de los mineros "nosotros el ejemplo de la fuerza, el coraje y la unidad de ustedes y nos enseña que no debemos renunciar a nuestros sueños e ideales y siempre seguir adelante con nuestros propios Andes!

aleangel72 said...

Hola Pedro! Hoy mirando el rescate de los mineros, escuché hablar a uno de los rescatistas diciendo que al salir, el grupo ya había decidido hacer una cooperativa para depositar en ella el dinero que juntaran con las entrevistas, libros, películas, etc., y que eso lo habían decidido por recomendación de los Sobrevivientes de los Andes. Me encanta que Uds. hayan podido "adelantarles al futuro" y haberles hecho tantas recomendaciones, que a Uds.todo los tomó por sorpresa. Me emocionó mucho ver cómo iban hoy poco a poco saliendo a luz los chicos, justo en el mismo día en que se cumplía otro aniversario del accidente. Y para aquellos a quienes les gustan las coincidencias, les comento que si suman la fecha de hoy, 13.10.10, da como resultado "33".
Un beso grande!

mila said...

Muy lindo leerte en un día tan importante!!

Analia said...

Hola Pedro, leí su columna en el diario La Nación y me emocioné, hace poco le deje una cartita a todos ustedes en la pagina del libro "La Sociedad de la Nieve" al que siempre releo y me da muchas fuerzas y ganas de salir adelante. No se si tiene algun significado especial el que hoy sea 13 de ocutbre, de lo que estoy segura es de que hoy ha triunfado la vida sobre la muerte, la solidaridad sobre el egoismo y el amor al projimo sobre el sentimiento de egoismo e individualidad que lamentablemente es cada vez mas grande en este mundo. Le mando un abrazo grande desde Argentina con mi mayor respeto y admiración. Analia

Anonymous said...

My name is Laura Spyropoulou and I am a journalist in a greek poltical newspaper, called "Adesmeytos Typos" (www.adesmeytos.gr). This period, due to what happened with the Chile miners, I am working on an article regarding the greatest survival operations. I thought of you because here in Greece your case is the most famous one. I can understand if you do not want to speak about your personal experience but I really hope that you decide otherwise because in every part of the planet there are people that can learn from what you experienced. I am sending you 4 questions, hoping that you will decide to answer them

1. Did you suffer from post-traumatic stress disorder and how long did it take in order to be back on your feet ? What was the main problem that you faced after the rescue?
2. Do you see any similarities to your case with the case of Chile miners?
3. What is the best advice you can give to Chile miners regarding their psychological stability?
4. What was the highest and the lowest moment in your personal experience?
Please feel free to answer as many as you want

Thank you very much in advance

Laura Spyropoulou

Ps If you decide to help me with the article, I will send you a pdf of the published article

contact numbers
my mobile:00306940901572

tel(newspaper)00302109405888 - extention number 135

NAME OF THE MEDIA: ADESMEYTOS TYPOS (Athenian political newspaper)
WEBLINK: www.adesmeytos.gr
CIRCULATION: Adesmeytos Typos had a certified average daily circulation of 25.000 copies

David Saiget said...

Hola Pedro-

Thank you for your comment for the emerged miners. Your words of strength and wisdom will surely help them and all victims of tragedy and great suffering. But your words are not just for the unfortunante but also for all of us living "normal" lives.

Your words cannot but come from a place of peace and harmony. And from those has sprung compassion.

Great suffering brings great compassion. As the Buddha has said, compassion is a seed within all of us, we are born with it, yet it only needs to be nurtured to come out.

Mucho gracias.

MR. MC.DONALD said...

WOW!!! ENHORABUENA TU HISTORIA Y TESTIMONIO!!! EXCELENTE TU BLOG, GENIAL ESTA ENTRADA!!! DE VERDAD TE FELICITO, ME GUSTA EL CONCEPTO QUE LE IMPRIMES A CADA DETALLE Y TE INVITO A QUE TE PASES POR MI NOSTÁLGICO, OSCURO, TRISTE Y DEPRESIVO BLOG DE INVIERNO PARA QUE ME DES TUS MAS SINCERAS IMPRESIONES AL RESPECTO. DESDE HOY TE SIGO. TE ESPERO POR EL MIO ...

www.juancarlosmcdonald.blogspot.com

María del Mar said...

Hola Pedro:
Antes que nada, quiero expresar mi agradecimiento por la generosidad que tienes al compartir tu experiencia, tus vivencias en aquellos setenta y dos días en la montaña.
Conocí vuestra historia en la adolescencia y siempre que he tenido oportunidad, he leído vuestros artículos, entrevistas, reportajes.
Tengo la impresión de que vuestra historia no sólo es vuestra. Es algo así como un mensaje para toda la humanidad.
Hay mucho de lo que hablar y de lo que reflexionar cuando se habla de la historia de los supervivientes de los Andes.
En medio de esta crisis económica que estamos padeciendo y que aquí en España parece no tener fin, cuando me encuentro en serias dificultades económicas y con problemas de familiares enfermos, y estoy a punto de tirar la toalla, pienso en "mis Andes", en "mi cordillera" y necesito tener el testimonio de alguien que sabe que más allá de donde podamos pensar que están nuestros límites, hay todavía en el ser humano, capacidad para seguir adelante.
Gracias porque conociendo vuestra vivencia, uno puede llegar a la conclusión de que hay posibilidades de superación y que la esperanza es un tesoro que el ser humano tiene y que efectivamente uno puede salvar las montañas más escarpadas, si hay GANAS Y SI NO SE RENUNCIA A UN SUEÑO, A UNA ESPERANZA.
Pedro...¡¡gracias de todo corazón!!
Un abrazo desde España.
Que Dios te llene de bendiciones
María del Mar.

Haifa said...

No deje de pensar en ustedes cuando pasó lo de los mineros, y ni hablar de que los rescataron el 13, increible!!!

Hace rato que estoy borrada del blogger espacio, pero sabé que en mi flia siempre los recordamos para esas fechas :o)

Abrazos Pedro!