Sunday, September 5, 2010

Emoción en Chile




Hemos estado en el corazón de la tormenta. Estamos agotados, exhaustos, pero inmensamente felices. El viaje a Chile, la recepción por parte de las autoridades, el viaje a la mina San José, el encuentro con los técnicos encargados del rescate y sobre todo el emocionante encuentro con las familias de los mineros atrapados es sin duda un momento significativo en mi vida.

Tanto Coche, Moncho, Gustavo y yo, hemos entregado todo y hemos recibido todo. Quedamos impresionados por el trabajo técnico que se realiza, tanto por parte de los que perforan la montaña como lo que hacen los muchachos abajo y el manejo y apoyo sicológico a los mineros y sus familias. Realmente se vivía una emoción enorme en el Campamento Esperanza.

Nos encontramos con las familias en medio de un enjambre de periodistas y después tuvimos un encuentro reservado con los familiares de los mineros. Cada uno de nosotros dijo unas palabras. Dimos un mensaje esperanzador. Yo les dije que en realidad los que deberían estar allí eran nuestras madres, nuestras esposas y nuestras familias, que como ellos, nos buscaron sin perder las esperanzas por tanto tiempo. Y que en representación de ellos les dejabamos el abrazo más cálido que le podíamos dar.

Nos cantaron una canción que nos habían preparado como bienvenida y agradecimiento, en la cual hacían alusión a nuestro episodio, con la música de “Se va el caimán”, pero en vez de “irse para Barranquilla”, este caimán se iba para la mina. Cantamos típicas canciones chilenas, bailamos, nos abrazamos y también lloramos. Terminamos con el grito de “Ce hache i…….”, pero que esta vez terminaba con “Uruguayos de Chile!!”

Ellos saben que pese a que están en un momento de gran esperanza, todavía les queda mucho para trabajar, para sacarlos de esa mina y para que sus muchachos vuelvan a vivir una vida normal. También vimos la angustia apenas contenida por la espera interminable, la incertidumbre y la preparación para el encuentro.

Quedamos agotados, llenos de la emoción recibida y entregada, insolados por el sol abrasador del desierto, pero felices por haber llevado un mensaje de esperanza y amor, desde nuestra propia experiencia, desde nuestro testimonio, no desde la teoría, desde nuestras experiencia de vida.

Quedamos a disposición de la “alcaldesa”, de la Sra. Segovia, de la Sra. Barrios, de la hija de Franklin Lobo y su familia, ex jugador de futbol de la selección chilena de fútbol; quedamos a disposición de todas aquellas madres, padres, hermanas y hermanos, tías y abuelas viejitas, de las cuales en el fárrago del momento y la emoción, era imposible retener sus nombres, pero cuyas imágenes de luchadores del desierto nos llevamos grabados en nuestras retinas y nuestra memoria. No se si los volveremos a ver. Solo se que nuestro historia, mi historia, ha quedado metida, en esta historia no terminada, de los mineros atrapados en la montaña.

10 comments:

godoshita said...

¡Estas palabras me llenan de felicidad!

Hugo said...

Pedro:Imposible leer tus lìneas y ver esas fotos,sin que la emociòn nos invada.Salud! Embajadores de la Fè y de la Esperanza.Chile ha recibido algo de lo que brindò en aquel lejano y a la vez actual 1972.Hugo

miguel savage said...

Impresionante Pedro ! El poder milagroso y sanador de los Andes del 72 se metio en esa cueva a 700 mts de profundidad y reconforto a los muchachos y a sus familias .
La historia de VIVEN sigue ayudando a la humanidad, gracias por compartir esto, me emociona mucho !

Trini said...

Ta lindo el blog! Escribís muy entretenido y expresas mucho.
Todo esto de tu viaje me hizo acordar a la tragedia de Antuco hace unos pocos años, cuando un batallón de muchachos quedó atrapado en la cordillera por una tormenta de nieve. Ellos no tuvieron la misma suerte que ustedes, pero también estuvieron buscandolos y pensando detener la búsqueda después de algunos días. En ese momento, le escribí una carta al General Cheire, un gran hombre que en ese momento era el comandante en jefe de las fuerzas armadas de CHile. Le pedía que no dejara de buscar a los chicos, porque nunca se pierde la esperanza de encontrarlos vivos, y si no era así, porque sus familiares necesitan recuperarlos (vivos o muertos), y le puse de ejemplo tu accidente.
Podés creer que a los pocos días me llegó a mi casa la respuesta de Cheire? Efectivamente no dejaron de buscarlos, pero cuando los encontraron ya habían muerto todos.

Inés said...

Estimado y Admirado Señor Pedro Algorta: No sé si me recordará. Nunca me atreví a tocar el tema, aunque siempre tuve la inquietud. Ahora que sucede ésto con los 33 mineros de Chile, ni bien los encontraron con vida, vino a mi mente aquel día que nos enteramos que ustedes estaban vivos. Y hoy leyendo el diario y viendo la nota donde relata quienes visitaron a los mineros, encuentro nada menos que su nombre. Inmediatamente busco en Youtube y me encuentro con conferencias suyas, de las cuales no sé si me hubiese enterado alguna vez. Yo lo hacía Empresario y tenía la idea de que a usted no le agradaba relatar lo sucedido. Tal vez imagine Ud. mi emoción al escucharlo...... esa emoción es la que me llevó a seguir indagando, encuentro su Blog y bueno...... aquí doy rienda suelta a lo que siempre le quise decir:
"los admiro a todos los que sobrevivieron, por el coraje, por la paciencia, por la determinación de saber que tenían que seguir viviendo, en una palabra, por honrar la vida".
Para mi es un día muy feliz saber que puedo enviarle mi respetuoso saludo, mis felicitaciones y agradecimiento por lo que nos deja en sus conferencias, las que seguiré (ahora si) escuchando asiduamente.

Galantz said...

Que importante que hayan ido
Fuerza!

Anonymous said...

Hola Pedro
La verdad que me emocionó mucho verlos a Ustedes en Chile. Realmente lo que hicieron es un empujón anímico fuerte en este mundo que solo pareciera que venden las malas noticias y no estos gestos desinteresados hacia los demás.
Gracias por su ejemplo y por rescatarnos a todos de las montañas diarias.
Un abrazo
Tomás Allende

Federico said...

Pedro, leer tus palabras sobre la visita a chile y otros temas me llena de emoción. No hay duda que la tu experiencia de vida es valiosísima! Espero puedas seguir transmitiendo tu mensaje a todas las personas que necesiten de alguna manera esa fuerza para seguir adelante. Sos todo un ejemplo! Un fuerte saludo desde Argentina!

Sheila said...

Thank you for the beauty of spirit and graciousness of heart to reach out to other families in need. Please pass on my compliments to the other two musketeers in your survivor walk. Unlike the Three Musketeers you three are real life heros and an inspirtation to all of us who need someone to look up to. You survived, you desired life enough to fight for it, you appreciated God's gift of life enough to keep having faith in him to carry you through! I would love one day to meet you all. I would feel as if I were in the presence of Ghandi, Mother Theresa, etc.... you are an inspiration and you were meant to reach out to the world and share God's love through your actions! The world can be too cruel, but the beauty of spirit that you three show is awe inspiring and gives me a reason to keep loving life! God bless and Peace Be With YOU always! :0)

Anonymous said...

Hola Pedro, ¡Qué bueno que hayan ido a apoyar a los familiares!!

Me parece todo un gesto de amor al proximo, proximo en las vivencias, no?

Abz,
Hernan Ferreyra, Bs As