Sunday, February 21, 2010

El instinto de supervivencia

Una de las cosas que me dejó la experiencia de Los Andes es la idea de que el instinto de supervivencia es individual, que allí arriba, uno quería salvarse uno mismo. Pero también es cierto que nos dábamos cuenta de que eventualmente nos salvaríamos en grupo, y por eso trabajamos como un equipo, pero porque individualmente cada uno, quería salir. En definitiva, lo que nos hizo superar todas las dificultades que se nos fueron presentando, era ese deseo de vivir, que salía de adentro de cada uno de nosotros y que nos llevaba a vivir un día más, un instante más. Y ese instinto es individual, no grupal.

Pero también es cierto, que en ocasiones, los seres humanos pueden reprimir o sublimar ese instinto de supervivencia individual, y en esos casos, entregar la vida por el otro o quitarse uno mismo la vida. Sucede cuando una madre entrega la vida por su hijo, o cuando alguien se inmola por una causa propia, o bien cuando un soldado arremete hacia una muerte segura en la línea de combate, o cuando alguien en un estado de desesperación decide poner fin a su vida.

Estos casos no cambian la esencia de mi argumento, pero multiplican el valor o el significado del esfuerzo de aquellos que pueden de alguna manera ser más fuertes que su propio instinto de supervivencia y entregar su vida por alguna causa. Si el instinto de supervivencia es tan fuerte como yo creo, qué difícil es sin embargo ir en contra de él. Por las buenas o malas razones.

10 comments:

norma arbilla said...

Cuánta razón, Pedro!
Se hizo esperar, pero volvió...
Cuánto me alegro!!
Un beso inmenso,
Norma

Victoria said...

¡Qué buena reflexión Pedro!
Me alegra que hayas vuelto..
Un beso grande

Eduardo said...

Gracias por volver a escribir Pedro. Sus reflexiones son muy valiosas para nosotros.

Eduardo.

Miguel Altgelt said...

Hola Pedro
opino igual que todos !QUE BUENO QUE VOLVISTE!
Empesastes el año de manera complicada. QUE BUENO.
En la primera reflexión, me queda muy claro trabajaron en equipo porque quería seguir viviendo Y LO LOGRARON. Después cada uno hizo su vida y el equipo terminó (es lógico). En la segunda (en algunos casos es lo opuesto) no querían seguir viviendo (por lo que fuera). Pero te cuento uno que si es valeroso. Mi madre fue a la Iglesia (el socorro) y ofreció su vida por su nuera (mi mujer). QUE VALOR. y el Señor la escucho. ambas vivieron 5 años más de ese hecho y la dos se murieron con una diferencia de 15 días. En este caso a pesar que mi madre ofreció su vida, ella lucho por la vida.
Gracias Pedro, por ayudarme a recordar ese momento.
Un abrazo tu amigo Miguel

Erika Fernanda Lozano said...

Pero que buena reflexion, Pedro! Sus posts siempre nos deja mucho!!
Ya se le extrañaba y bastante!
Saludos!

Sergio said...

muy buena reflexion.lo mas facil es dejarse llevar lo mas dificil es intentar sobrevivir,cualquiera capaz en su situacion se deja llevar hasta morir,xro ustedes sacaron el coraje,las fuerzas,y las ganas de vivir

norma arbilla said...

Lo releo, Pedro, porque me pareció una reflexión muy profunda... Y vuelvo a opinar: creo que el instinto de supervivencia es muy fuerte.
En cuanto al deseo autodestructivo de acabar con nuestra propia vida... no sé, no sé si es como dice Sergio, que es mas fácil "dejarse llevar", pienso que ese instinto de conservación en el ser humano es tan, pero tan fuerte, que hay que luchar contra él en el caso de querer renunciar la vida.
Tal vez acá juegue un papel preponderante el tema de la resilencia, de la actitud de cada uno frente a la vida.
Es sólo mi opinión.
Saludos,
Norma

Sergio said...

norma lo q yo creo es q personas q no son muy fuertes mentalmente cuando les viene un problema del q ven q no saben como salir,en vez de luchar contra el se dejan llevar,la desesperacion hace q pierden el instinto de superacion de querer solucionar las cosas a eso me refiero cn dejarse llevar,y creo q lo mas formidable de esta historia q seguramente cuando esos momentos llegaron ahi estaba el resto para no dejar q nadie caiga xra levantarlos,al menos de todo lo qyo he leido de esta historia es la enseñanza q me ha quedado

miguel savage said...

Hola Pedro !

Muchas teorías sociales y expertos de las ramas de la antropología, la psicología y la sociología, sostienen que el instinto en el ser humano puede ser considerado como casi inexistente o nulo. Esto se explica a través del hecho de que el ser humano es el único ser vivo que interactúa en un medio cultural en el cual las reacciones biológicas y ’salvajes’ están neutralizadas o aplacadas. De tal modo, estas corrientes explican que hoy en día sería imposible para un ser humano indefenso recurrir a su instinto de supervivencia original con el objetivo de sobrevivir en medios inhóspitos debido a que la raza humana ha perdido contacto con este tipo de reacciones.

Ahora, yo me pregunto, Ustedes alla en la cordillera de que raza eran ?
Y digo esto, porque a veces estos "expertos" teoricos opinan sin haber vivido nada.
Estoy convencido de que la raza humana se adapta a todo...todos tenemos esa capacidad de adaptacion, el asunto es que por ahi nos pasamos toda nuestra vida sin saberlo , verdad Pedro ?

un abrazo

Vicky BiAbb said...

La verdad que su reflexión me ha dejado sin palabras... porque usted ha puesto las justas al escribir, ¡cuán útil es que alguien pueda transmitirnos estas experiencias!, sobre todo cuando uno recién empieza a vivir.
Muchas gracias por enseñarnos tanto con cada historia.