Wednesday, August 5, 2009

La caja de Pandora

Resulta ser que cuando Pandora abrió su bendita caja, escaparon de ella todas las maldades y plagas que azotan a los hombres, pero pudo cerrarla a tiempo y quedarse con La Esperanza, que venía mezclada con todas las tragedias.

Pandora, guardó La Esperanza para que los hombres puedan soportar todos los males.

Hoy estoy convencido de que lo que nos mantuvo con vida en la montaña fue La Esperanza. Siempre he dicho que mientras mantenemos la esperanza seguimos aferrados a la vida y ella nos da fuerza para luchar. Solo pediendo la esperanza uno se abandona y se entrega para morir.

La Esperanza de salir de allí, de seguir viviendo nos hizo superar mil adversidades, subir mil montañas, volver de cuando casi habíamos muerto.

Hay otra interpretación que dice que La Esperanza viene con las maldades y las dificultades, para que ellas sean más dolorosas aún para los hombres, para que nos animemos a desafiarlas. Si no hay Esperanza, uno se entrega, y no sufre más. La Esperanza te hace durar, te hace sobrevivir, te hace sufrir lo inimaginable para llegar al fin. Sin Esperanza nos entregamos. Por eso La Esperanza da sentido al sufrimiento.

No sabía que La Esperanza fue lo que quedó en la caja de Pandora. Qué bueno!

También La Esperanza es una de las virtudes teologales: “Lo que cura al hombre no es esquivar el sufrimiento y huir ante el dolor, sino la capacidad de aceptar la tribulación, madurar en ella y encontrar en ella un sentido……”.

6 comments:

Maria... said...

De alli la expresión... LA ESPERANZA ES LO ULTIMO QUE SE PIERDE.
Gracias Pedro por sus post que tanto nos ayudan y nos enseñan.
Un abrazo
Maria

armand said...

Cuando era estudiante (alrededor de 1972) habia encontrado una citacion del escritor Julien Green y la habia copiada en mi cuaderno :"Incluso en las horas mas sombrias, cuando toda esperanza de vencer parece desrazonable, hay que recordar que allà, muy lejos, brilla la luz eterna." Cuando me enteré de la historia de los Andes, la relacioné con esa frase. Y desde esa epoca, ma han acompanado (la frase de Julien Green y la historia) en mis momentos dificiles...

Victoria said...

Acabo de descubrir este blog. He leído todos los libros acerca de la Odisea (¿cómo llamarla de otra forma?) de Los Andes. Y coincido en que TODOS son héroes, en el sentido de que todos atravesaron la situación hasta el final (hablo de los 16) y volvieron para dar testimonio.
Hablar y/o escribir, sana. Y cura las heridas.
Me gustó especialmente leer una frase de Coche Inciarte en La Sociedad de la Nieve donde dice: "Me di cuenta de que lo que no se dice provoca dolor, y que hablar, cura".
Es tan así...
Y me conmueve que hoy vos (usted) tengas este blog y expreses con tanta naturalidad y sensibilidad partes de tu odisea.
El ser humano que ha superado pruebas y escalado sus montañas es inspirador! Y todos, en un momento u otro, y a veces sin saberlo, somos inspiración para otros.
Gracias!
Victoria

Haifa said...

Yo tampoco sabía que la esperanza estaba en la caja de Pandora, Gracias Pandora!!!!!!!! :-)

Eduardo said...

Por suerte Pandora guardó La Esperanza. Esa que tanto necesitamos día a día en el transcurso de nustras vidas.
Me acuerdo de una estampilla de correo que se emitió en Uruguay que decía : " Fe y Esperanza en los Andes".
Tener Esperanza los ayudó mucho en la montaña y también nos ayuda a nosotros que usted nos recuerde que con ella se puede superar todas la adversidades que se nos presentan, aun esas que parecen insuperables.
Gracias Pedro!!

joaquin.chc@gmail.com said...

Muy interesante tu comentario, Pedro. Gracias por compartirlo con nosotros. ¿Qué sería la vida sin esperanza?