Saturday, August 22, 2009

Aguas abajo

Yo había vivido en Chile unos años antes y conocía algo la montaña. Al menos, sabía que para salir, debíamos seguir el curso de las aguas hacia abajo.

De hecho, la primera expedición salió hacia el este, siguiendo el curso de las aguas, esperando que en algún momento el valle doblara hacia el oeste y nos sacara hacia Chile. Estábamos convencidos de que estábamos en el lado chileno, por más que estábamos en un valle que se abría hacia el este, tapado por una enorme montaña que después supimos que era el volcán Sosneado.

Pero esa expedición fracasó. Después de algunos días de caminata hacia abajo, nuestros expedicionarios tuvieron muy mal tiempo, encontraron la cola del avión con valijas, alimentos y varias cosas más y cambiaron los planes. Desde entonces, tratamos de hacer funcionar una radio en vez de continuar caminando. No se que hubiera pasado si seguían caminando, quizás hubieran salido antes y dos vidas más se hubieran salvado; quizás no, quizás el mal tiempo reinante los hubiera acabo antes.

Cuando finalmente fracasó el intento de hacer funcionar la radio, los expedicionarios salieron esta vez hacia el oeste, directamente escalando la espantosa montaña que teníamos a nuestras espaldas. Yo había dicho lo que pensaba, pero cuando el grupo decidió que había que salir hacia el oeste, me callé y apoyé con todas mis fuerzas la alternativa que se había elegido. No pensé más en la otra salida.

5 comments:

Charo said...

Buenos días Pedro, ojalá hubieran seguido su consejo de ir hacia el Este, allí al menos hubieran encontrado el refugio y esperar en el que les rescataran.
Aunque la expedición hacia el este que hicieron Nando, Canesa y Tintín fue terrible (evidentemente no tenían el saco ni los medios que luego lograron para la expedición final).
Me queda la duda de como afrontaron ustedes saber que había un refugio lleno de comida a sólo unos km de donde ustedes estaban.

Marcos said...

Estuve ayer en tu charla en San Miguel.
Ni bien terminaste de contar tu historia y mostraste la foto desde el aire en donde todos saludaban y aclarando que aunque no sepas cuál eras vos, nos jurabas que eras alguno de aquellos que alzaban las manos, me pregunté si realmente estábamos en frente de aquella persona que se había subido al avión en 1972.
Mi primera impresión fue de que sólo habías narrado una cronología en la cual era necesario aclarar que uno de esos eras vos, ya que, por lo menos yo, te había escuchado contar una historia como si fueses mas un periodista que un sobreviviente.
Después, cuando te comenzamos a hacer pregustas y escuchar decir como lo habías vivido ahí te empecé a ver en esa foto saludando.
Te mando un abrazo fuerte.
Gracias por hacer algo con tu historia por nosotros y sobre todo por vos.
Saludos
Muchas gracias
Si te interesa conocer mi montaña te invito a visitar mi blog
http://www.emetres.blogspot.com/
Aquí también cuento una historia que Uds. (aunque no te hagas cargo) me ayudaron a contar.

Maria... said...

Mi mas sentido pesame por la muerte de su padre Pedro. Lo siento. Desde IBIZA le deseo mucha fuerza.
Un abrazo
Maria

José M Carrera said...

Estimado Pedro humanamente siento mucho la muerte de tu padre, por lo que ella ha de significar para vos y los tuyos.
Leí y te oí decir que tu padre te pidió perdón por haberte dado por muerto, hoy le das por muerto, pero para quienes tenemos fe vive y vive eternamente, con paz y en presencia de Dios nuestro Padre misericordioso. Pasará un tiempo hasta que vuelvas a verle.
Espero no te moleste esta, mi primera entrada.
Me encantó tu charla en San Miguel, donde pusiste de manifiesto tu frescura, humildad y transparencia de corazón.
Muchas gracias.
José M Carrera

Saagar said...

Dear Sir, after learning about your story and stumbling upon your blog, I am compelled to write something but i can't find any words. Hats off to you...

Sagar
New Delhi