Wednesday, May 13, 2009

Conversando con Roy Harley

Durante el lanzamiento de la “Sociedad de la Nieve” en la Feria del Libro de Buenos Aires, escuché por primera vez a Roy Harley hablar en público. Me encantó. En la conferencia de prensa dijo que si tuviera que poner en una balanza todo lo que sufrió en la montaña y todo lo que vivió después, esto último le gana con creces a lo sufrido en la montaña, con lo cual está por demás contento de haber vivido. Y estoy seguro que es así.

Después, en la presentación del libro, Roy contó cómo habían sido sus días posteriores al accidente, cómo mientras nosotros ya estábamos de vuelta con los nuestros, él pasó 15 días enchufado en un CTI en Santiago de Chile, debatiéndose entre la vida y la muerte. Su testimonio me conmovió.

Cuando se fueron todos, Roy y yo nos quedamos conversando un buen rato más. Me contó cómo fue la ida a la cola del avión. De los 10 días que pasó en la cola tratando de conectar la radio del avión, acompañado a veces de Roberto y otras veces de Nando y Tintín que iban y venían. De lo difícil que fue la vuelta al avión cuesta arriba. De los 38 kilos que pesaba cuando salió de la montaña. Yo lo escuché pasmado.

También le dije que si bien me gustaba mucho su idea de la balanza, yo no la podía aplicar, porque en mi caso no puedo cuantificar los sufrimientos y las angustias, no los puedo poner en la balanza. No puedo medir esa sensación, no sé cuanto frío sufrimos, cuanta angustia, cuanta sed, cuanto miedo; no recuerdo ni haber llorado a nuestros muertos, no tuve esa capacidad. Le comenté que estando en la montaña, la única vez que me conecté con mi casa y mis seres queridos, me puse muy triste y apenas pude llorar, por un instante. Pero después no pude pensar más en ellos; estando allí arriba nunca más lo pude hacer, algo en mi mente me bloqueó (protegió ?) y no me dejó.

7 comments:

Charo said...

Grande Pedro, me encantó esta entrada, gracias por su generosidad.
Leí La sociedad de la Nieve, me parece un libro precioso, que volveré a leer una y otra vez, eso seguro.
Alguien comentó que no se permitía el lujo de llorar porque su cuerpo necesitaba las sales minerales, quizás eso fue lo que le ayudó a usted a no venirse abajo (hay personas a las que recordar a sus familias las ayuda a continuar el camino, otras a las que nos pone muy tristes).
Usted tuvo que hacer muchas excursiones, no podía venirse abajo, sus compañeros le necesitaban y usted lo sabía quizás por eso su mente se bloqueó.
Un saludo muy cordial desde España.

Haifa said...

No llorabas porque como ustedes bien dicen en las entrevistas, las prioridades en ese momento eran otras, y tu mente te preservó todo lo que pudo y el no haber llorado no quiere decir que estuviera mal. Lo que si es malo es guardarnos las cosas que nos duelen o nos asustan y hay que sacarlas ya sea hablando, llorando, eso es muy personal.
La verdad que lo que dice Roy y siente sobre su experiencia en la montaña es de un ser "muy elevado", como diría mi amigo Comechingon. Es haber apreciado la lección mas fuerte de su vida, es plenamente admirable!.
Me hubiese gustado saber ue estarían en la feria del libro, pero la TV y la radio se empeñan mas en anunciar a Tinelli y toda la mediocridad que nos abunda, uff.

PD: hace unos días hice un pequeño homenaje en mi blog, la mayoría de los que me leen firmaron diciendo que recordaban lo sucedido, si querés pasate, dicen cosas lindas :o),

Anonymous said...

Me acuerdo cuando mire la movie Alive en 1993 y ayer mire Stranded..WOW un Milagro que estan aqui para platicar de El Milagro en persona.. Tengo una pregunta en unas de las fotos se miran unos con una sonrisa?? Era cuando ya ivan a ser rescatados?? gracias

Pedro Algorta said...

No amigo, había momentos de camaradería y amistad. No fue todo tensión y angustia. El humor no lo perdimos.
Un abrazo,
Pedro

norma arbilla said...

Pedro, qué linda respuesta...
Con el cariño de siempre,
Norma Arbilla

Maria... said...

Hola Pedro! Me estoy leyendo La socidedad de la nieve. Soy española por eso me leo el libro ahora pues antes no estaba en España.
Este libro para mi es el que mas me esta costando leer sobre vosotros pues cada dos pagina tengo que parar a reflexionar o a llorar pues realmente se cuentan los sentimientos, se describen de una manera que me sobrecogen.
Pedro gracias por compartir todo este con nosotros. Realmente a mi me hace ser mejor persona.

Un abrazo y por favor no dejes el blog

David said...

Hola Pedro a mi tambien me encanto esta entrada. Tengo una foto donde esta Lo que Nando escribió cola...la verdad que la cola para mi es una parte de la historia muy interesante.Te queria hacer unas preguntas,
cuando fuistes al valle, pudistes ver el lugar donde reposó la parte trasera del fuselaje? Calculastes las distancias? Te sorprendió? o ya te lo inmaginabas?
Un saludo grande y no le aflojes al blog.