Friday, September 12, 2008

The Union Boss / El Jefe del Sindicato

On very few occasions has someone brought the Andes tragedy back to me. One of them was at the inauguration of the Zárate Brewery plant of Cervecería Quilmes, where I was General Manager.

Picture this: a big cocktail party in the brand new premises of the brewery, with shareholders, clients, distributors, personnel and political authorities present. After the speeches, we were having a nice beer with my wife Noelle and the Human Relations Director, when I was approached by the Union boss.

 “Hello Mr. Algorta” he said, “You know, the boys are uneasy”.

“Oh no”, I thought, “here comes this guy with some unexpected complaint”. “What is it?” I said.

“Well Mr. Algorta, the boys are afraid of you”.

“Of me?” I could not believe my ears. My management style was not the one that could inspire fear. “What is going on? Why do you say that your people are afraid of me?”

“Well Mr. Algorta, they say that you might bite them”.

I didn’t get immediately what he meant, I was taken aback. Then something else happened and I continued talking as if he had spoken in Chinese.

Mr. Union Boss: let me tell you something 15 years later. You have had the privilege of being the only person in my life that dared to make me a joke about what we ate to survive in the Andes.  Congrats! … but the joke was not that good. You know, I myself have much better jokes to tell. In fact my bother-survivors and I used to joke a lot about this issue right after our rescue. We no longer do.

 Anyway, no hard feelings, I now enjoy your ……¿guts?


El Jefe del Sindicato

En muy pocas ocasiones me han hablado espontáneamente del tema de los Andes. Una de esas ocasiones fue durante la inauguración de la Planta de Zárate de la Cervecería Quilmes donde yo era el Gerente General.

Imaginen la situación: un gran cocktail en las nuevas instalaciones de la cervecería, con los accionistas, clientes, distribuidores, el personal y hasta autoridades políticas presentes. Después de los discursos, estaba tomando tranquilamente una cerveza con mi mujer Noelle y el Director de Recursos Humanos cuando se nos acercó el jefe del sindicato.

 “Hola Sr. Algorta”, dijo, “ Usted sabe, los muchachos están inquietos”.

“Oh no”, pensé, “Aquí viene esta persona con un reclamo fuera de lugar”

“Qué pasa?” le pregunté.

“Lo que pasa es que los muchachos le tienen miedo”

“Miedo de mi”? No podía creer lo que escuchaba, mi estilo justamente no era uno de generar miedo. “Qué está pasando? Porqué dice que los muchachos me tienen miedo?”

“Y Sr. Algorta, tienen miedo de que Usted los pueda morder”

Al principio no entendí lo que estaba diciendo, tan fuera de contexto. Me tomó de sorpresa, no supe qué decir, pero por suerte pasó alguna otra cosa y seguí hablando como si me hubiese hablado en chino.   

Mi querido Jefe del Sindicato: Déjeme que le diga algo 15 años después.  Usted tiene el privilegio de ser la única persona que se atrevió a hacerme un chiste sobre lo que tuvimos que hacer para sobrevivir en los Andes. Felicitaciones, pero el chiste no era tan bueno. Yo personalmente tengo mucho mejores chistes para contar. De hecho, apenas salimos de la montaña, mis hermanos-sobrevivientes y yo nos pasábamos riéndonos de ello. Pero no lo hacemos más.

 No importa, está todo bien, hoy me divierte su………..impertinencia?

 

6 comments:

Javier said...

excelente recuerdo! Un abrazo, Garoto.

Pedro Algorta said...

Gracias por el comentario Javier. Sabes qué, me parece que tu padre estaba también ahí. Seguro que conoce la anécdota (y a los personajes).
Saludos

Eduardo said...

Hola Pedro, ayer entré al blog pero hice una lectura rápida del texto, por algo que me vi obligado a hacer y después no volví a entrar. Con lo cual no entendí demasiado al principio que quiso decir el jefe del sindicato.
Después por la noche antes de quedarme dormido volví a repasar en mis pensamientos lo que leí y me produjo una sonrisa. No el chiste que por cieto es bastante malo, sinó el hecho de que usted se atrevió a compartir esa anécdota, muy distinta al estilo de otras de su blog.
Gracias, saludos.
Eduardo.

Olga Rosas said...

Buenas, querido Pedro, le escribo desde la Radio Autonómica Balear(IB3 Radio www.ib3radio.es) en las Islas Baleares, España. Hemos empezado una nueva aventura, esta temporada, con un nuevo programa: La Comunitat Se trata de un programa de una hora de duración en el que más que debatir, ponemos encima de la mesa un tema sobre el que hablamos y aportamos opiniones e información. El próximo miércoles, y a tenor los hechos acaecidos hace unos días con el accidente de Spanair en España y el resto de irregularidades con otros vuelos, queremos tratar el hecho de la seguridad aérea. A modo personal, y ahora le hablaré desde el romanticismo, su historia como la del resto de sus compañeros de vuelo, es espectacular y un ejemplo de vida. No hace demasiado, mientras iba en mi coche hacia casa, creo que le oi hablar para una radio española, compartiendo con nosotros su testimonio. Nos gustaría, enormemente, desde el programa en general y por mi parte en particular, poder contar con su testimonio. Seguramente, le anticipo, que contaremos con la una superviviente del vuelo de Spanair. Espero sus noticias. Gracias y recibe un cordial saludo. Atentamente: OLGA ROSAS. Productora Ib3 Radio.

Erika Fernanda Lozano said...

Dear Pedro, this guy definitely does not show any respect toward the amazing story of the Andes nor its survivors. He was the 'leader' of a Union who should be ashamed of their Boss. He clearly shows a lack of emotion and intelligence that a person in charge of anything must have. There's no doubt ignorance is among anyone! Yes, I understand that maybe a Union Boss has not had that much of an education (he clearly shows it!) but when I heard a guy from Columbia University saying a comment similar to this, I was shocked. It is a shame nowadays people don't see or do not get what really matters in some situations.
Luckily something else happened at that moment that you could ignore him, that's all one can do toward ignorant people. I really get mad when I listen those kind of comments and I used to argue (long discussions) but then I realized there's nothing one can say to that kind of people, they would never understand what else came out from the Andes. They would never sense it, learn from it, live by it. I just tell them it is a big shame they had not learned anything from that episode. How could he not see what this story and you all have taught to the world?? (And the other guys who supposedly said that). I really hope this Union Boss reads this blog. I'm sure he would not get mad or anything, he would be ASHAMED... and he should!
Sorry, but "ignorant" is the nicest adjective I could think of. I could never write down here what I really thought about him when I read this post.
And yes, I agree it was such a bad joke! But, what else could you get out from someone like him?

Greetings from TX,

Erika

norma arbilla said...

A mí me causó gracia.
Sé que si hubiese estado en ese momento, me hubiese reido. Pero no porque no le tenga respeto a esta historia ni a sus protagonistas. todo lo contrario. Soy una enamorada de la historia, y ferviente admiradora de los que la padecieron y la sobrevivieron.
Creo simplemente que es una cuestión de distintos tipos de humor.Quiero decir que no todos tenemos el mismo humor. Yo, personalmente, tengo un humor bastante ácido. Tal vez se deba a que durante muchos años trabajé en el ramo Seguros de Vida, primero en ING y luego en la New York Life. Y ese hablar tanto de la muerte, te hace tomar conciencia de ella, y te la empezás a tomar en joda (sino llegás a tu casa hecha un bajón, luego de haber estado hablando todo el día de muerte, accidente, invalidez!).
Cuando estaba en la NYL, tuve la oportunidad de asistir a una conferencia de Carlos Paez, luego de la cual me acerqué para saludarlo y pedirle su firma en mi "Despues del dia 10". Le entregué mi tarjeta y recuerdo que bromeamos un poco con el tema del seguro de vida, que él OBVIAMENTE ya tenía (¿hace falta que concienticemos a un sobreviviente sobre la inminencia de la muerte?). Me acuerdo que la gente alrededor nos miraba horrorizada, pero, bueno, Carlitos tiene ese tipo de humor. HAce poco le estaban haciendo una entrevista en un restaurante y él pidió una comida que se hace con carne cruda y se dió el lujo de "bromar con el periodista al respecto".
En fin... no creo que haya habido mala intención de parte de este señor, sólo fue un poco desubicado, y como dice Pedro, impertinente.
Un abrazo a todos los seguidores de este espacio, y un saludo afectuoso al Señor Pedro Algorta.
Norma Arbilla