Tuesday, March 11, 2008

Sin Sorpresa

Cuando escribí el post anterior sobre mi Padre, algunos recuerdos pasaron por mi cabeza:

Uno fue sobre el momento en que me encontré con él en el Hospital de San Fernando, el día posterior al rescate. Recuerdo que me dijo: “Perdoname Pedro, te habíamos dado por muerto”. Y la verdad es que en ese momento no lo entendí, porque yo no había muerto, estaba vivo. En ese sentido, pienso que nuestra historia es mucho más complicada y fuerte para nuestros familiares y amigos que nos habían perdido y dado por muertos, que para nosotros mismos, quienes solo pasamos 72 días viviendo bajito. El hecho es que habíamos escuchado en nuestra pequeña radio que Canessa y Parrado habían llegado a Chile y que un equipo de rescate venía por nosotros. Recuerdo que a nuestra manera, nos preparamos para recibirlos. Ordenamos un poco el lugar, nos peinamos, nos cepillamos los dientes, fumamos nuestros últimos cigarrillos y nos sentamos a esperar los helicópteros. Y cuando llegaron, sentimos una gran alegría y orgullo, sentimos que estábamos llegando al fin de un horrible viaje, a donde sabíamos que teníamos que llegar. Habíamos trabajado muy duro para llegar allí. Pero no fue una explosión de alegrías y emociones porque no había sorpresa, estábamos esperando ese momento y sabíamos que tenía que llegar.

Pero para el resto del mundo es diferente, es una historia increíble. Con la excepción de algunas de nuestras madres que siempre creyeron que estábamos vivos, habíamos sido dados por perdidos y muertos. Y ahora, 72 días después que habíamos caído en los Andes, volvíamos, flacos y rudos, pero volvíamos de la muerte. Pero no para nosotros, porque no habíamos muerto, solo habíamos pasado 72 días sobreviviendo.

5 comments:

Alejandra said...

Hola Pedro, soy Alejandra y trabajo con Roberto Canessa. Justamente yo me encargo de todo lo relacionado al accidente. Supe de tu blog gracias a mi gran amiga Erika, con quién te estuviste escribiendo. Me emocionó mucho leer tus palabras sobre todo lo que viviste en la montaña después de tantos años de silencio. Yo hace 27 años que estoy al lado de Roberto y de gran parte de los sobrevivientes, así que entiendo perfectamente que cada uno de ustedes tenga su tiempo. Esto le ha pasado a Nando, a Roy, a Fito, que recién hace poco tiempo han empezado a contar sus experiencias.
También me dio mucha alegría que hayas entrado al foro "Re-Viven". Tratamos el tema con mucho respeto, los honramos permanentemente, tanto a los sobrevivientes como a los fallecidos.
Te mando un cariño grande y gracias por éste hermoso blog que me ha hecho sentir muy emocionada.
Alejandra Campeas

Miriam said...

Quisiera sólo agradecerle por lo que va escribiendo. Me emociona leer cada entrada, salir de esa idea única que a lo mejor una se forma al principio desde fuera, e ir sintiendo de algún modo las experiencias personales de cada uno; dejar de percibirlos como una unidad y darse cuenta de que son personas, cada una con su identidad, su forma de expresarse... "desmitificarlos". También creo que a otras personas puede serles útil interiormente este blog. Ojalá pueda seguir publicándolo en los dos idiomas... en cualquier caso, seguiré leyendo.
Miriam

Mikote said...

Señor Algorta:

La grandeza con la que usted pone en perspectiva esta história es emocionante. Sus pensamientos tan profundos y de sólida intelectualidad no solamente llegan profundamente en mi ser, sinó que los 8 puntos (ideas fuerza)son en si mismos un resumen de la escencia de la vida misma; de nuestras equivocaciones, mala fortuna, añoranzas, sueños y triunfos.
La vida merece ser vivida y sus 8 ideas fuerza son un ejemplo para mantener esa actitud!!!

Miguel A. Lobo
La Paz - Bolivia

Miembro del Grupo Re-Viven

Anonymous said...

Hola Sr Pedro Algorta,mi nombre es Soledad, soy Urguaya, y formo parte del grupo Reviven (desde hace muy poquito tiempo)le quiero dejar mis saludos y mis felicitaciones por su blog y sus hermosas palabras, creo en particular que el milagro de los Andes, a conmovido por años a mucha gente y me incluyo, no tengo el agrado de conocer en persona a ninguno de los sobevivientes, pero cada una de sus historias son realmente conmovedoras, yla suya en particular no es la esepción...me gustaria poder entender un poquito mas el Ingles, para poder conocerlo a fondo..de todas maneras le estoy agradecida por haberse abierto al mundo que tanto lo habia esperado en estos 35 años.

Soledad

Ana Lucía said...

Pedro gracias por compartir con nosotros tu blog, por tu sinceridad y la forma tan sencilla en la que llegas a nosotros tus lectores, según yo, leería un ratito antes de dormir,, pues mañana, si tengo sueño en mi trabajo, diré que es culpa de Pedro Algorta :O)
un abrazo,