Tuesday, April 27, 2010

Mi amigo Ignacio Rizzi

El otro día compartí una conferencia con Ignacio Rizzi, quien hace 20 años, cuando tenía 21, jugando al rugby en Francia quedó cuadripléjico. Apenas mueve sus brazos y se desplaza en silla de ruedas.

Él me dijo que uno de mis hermanos de la cordillera, le comentó que mientras nosotros estuvimos 72 días perdidos en la montaña y habíamos pasado una experiencia muy difícil de la cual hoy damos testimonio, él era un testimonio viviente, que duraba 21 años, en todo momento.

Así fue como lo sentí. Nosotros hemos tenido la posibilidad de cerrar el capítulo y luego vivir una vida común; no tenemos ninguna discapacidad. Ignacio vive con su montaña a cuestas. Es un testimonio vivo de su adversidad, está siempre presente. Sin embargo, desde su discapacidad, también él ha podido vivir una vida común, con algunas restricciones más que nosotros, pero es un hombre útil, que ha formado una familia, que ha tenido su trabajo y ha encontrado sentido a su vida. Su perseverancia, su optimismo, su deseo de estar lo mejor posible, son una gran fuerza inspiradora.

Un testimonio impresionante.


Conociendo a Pedro Algorta

Cuando me convocaron para ir a disertar a INRIVILLE (Córdoba) tenía la misma motivación que tengo cuando transmito mi propia experiencia de vida en cada lugar q me convocan. Pero cuando me notificaron que en la misma mesa iba estar un sobreviviente de los Andes, la emoción y la motivación fue mucho mayor; ni les cuento cuando me enteré q viajaba junto a él en el auto durante 5 horas.

Pedro resulto ser sereno, tranquilo, pensante y lo más interesante, es que le gusta escuchar. A él le intereso mucho saber de mi vida aunque yo me moría por saber detalles de lo que vivieron en la cordillera.

Al regreso a Bs As, ambos pudimos profundizar sobre nuestras disertaciones y fue muy enriquecedor, al menos para mí. Pudimos saber más de cada uno, él de mi vida personal y yo de cómo vivieron esos días en la montaña. En pleno viaje recibí un llamado de mi padre (ex - rugbier de la misma edad que Pedro) él cual no podía creer que este junto a un sobreviviente de la cordillera de los Andes porque cuando aconteció dicha tragedia, él era jugador de rugby y lo vivió muy intensamente.

Una de las cosas que planteo en mi vida, es el NO preguntarse “porque” me toco a mi accidentarme sino “para que” me pasó, y lo vivido esos 2 días en INRIVILLE son parte de la respuesta al “para que “ de mi vida. Para poder conocer a mi AMIGO Pedro Algorta.

Nacho Rizzi

4 comments:

Erika Fernanda Lozano said...

Muy conmovedor el post sobre su amigo Ignacio y el comment de el "Conociendo a Pedro Algorta". Leer este tipo de experiencias siempre nos dejan mucho. El "para que" y no "por que a mi" que menciona me impacto. Asi deberiamos de verlo siempre.
Gracias Pedro por seguir escribiendo! Fue una linda sorpresa entrar a su blog y ver este nuevo post!

norma arbilla said...

Hermoso!! Hermoso testimonio el de Nacho Rizzi, qué bueno dejar de preguntarse el "por qué?" y comenzar a elaborar el "para qué?".
Personalmente, lo utilizo.
Ante mis propias cordilleras, me pregunto el "para qué?" me suceden... Y la respuesta puede ser que de las situaciones "fáciles"... uno no aprende nada. Es de la adversisdad, que sacamos enseñanzas.
Un beso, Pedro.
Gracias por seguir compartiendo

Sergio said...

hace 2 dias se conocio la noticia de q un montañero español despues de alcanzar la cima del anapurna y en pleno descenso de la montaña le fallaron las fuerzas y se tuvo q quedar retrasado de sus compañeros,q llegaron al campo base cn sintomas de congelacion en los pies y de ceguera teniendo q dejar arriba a su compañero sin fuerzas y cn un edema q le impedia moverse.despues de tener q pasar la noche al raso de la montaña pudo avisar cn un telefono via satelite a su mujer y suplicar ayuda q le fuesen a buscar xq se moria.al final tristemente la historia termino mal y el montañero se le ha dado x desaparecido.leyendo esta historia uno se da cuenta lo increible de lo q hicieron ya q este pobre chico cn mas medios q ustedes no ha podido superar una noche al frio de una cordillera y ustedes estuvieron tantos dias alli cn heridas y peor equipados.es un dia triste xro hoy es un dia q mas admiracion siento x ustedes

DEP el montañero fallecido en el anapurna

miguel savage said...

Muy bueno !
Es cierto, el arte de escuchar torna sublimes las conversaciones.
Y que propicios son los viajes para la charla amena y distendida.
Nacho sos un grande, tu mensaje es el de un grande.
Un abrazo, Pedro